Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

“Prefiero batallar y ser libre de mente y espíritu”

Por:   Miriam Millán 11 de julio de 2018

Por Miriam Millán

Primera de dos partes

Fer es transexual y señala que cuando piensa que hubiera sido más fácil quedarse en la “otra vida” se visualiza triste, infeliz, vacía, y por eso optó por enfrentar el destino que le tocó

 

Ciudad Obregón, Son.-
Las batallas para Fer han sido muchas en cinco años: duras, ríspidas, incomprendidas, envueltas en los cánones de una sociedad de estatus pre valorados, enmarcados y salpicados de juicios comprensibles o no, de una experiencia sabor agridulce porque no es fácil ser transexual.

Estos cinco años después de librar sus propios conflictos internos, incluso en los que “peleó” con Dios con quien terminó conquistada por su amor infinito y perdón sublime, Fernanda Félix Fregoso confiesa sentirse hoy en equilibrio suficiente para vencer todo lo que venga.

Legalmente su nombre es Fernando, pero todos le conocen ya como Fernanda o simplemente “Fer”, tiene 28 años, residente de Ciudad Obregón y con Licenciatura en la carrera de Gastronomía.

Hace años decidió definir su destino y ya no más ser el hombre en apariencia sino aceptar sacar la personalidad que ocultó casi toda su vida, la de una mujer que siempre añoró verse frente en un espejo y salir a la calle pese al sufrimiento de la crucifixión moral y social.

En exclusiva para periódico LA VERDAD, Fer narra y saca a relucir sus experiencias buenas y malas que le ha dejado ser diferente, atreverse a lo que otras personas no harían por convencionalismos, a no salir y camuflagearse entre lo común buscando la aceptación por condena.

“Nunca me he arrepentido, he pensado en las dificultades y por todos los obstáculos que he pasado y me digo tal vez hubiera sido más fácil si no hubiera hecho el cambio, quedarme en la otra vida, entonces me visualizo triste, infeliz, vacía”, expresó Fer.

Primero tuvo que entender que su caso no era el de una persona gay, travesti, ni transgénero, explicó, sino de una transexual al haber decidido adoptar un tratamiento médico hormonal previo para una operación de cambio de sexo.

Hace cinco años que lleva dicha terapia médica aunada a una psicológica, indicó, porque la transformación debe hacerse a lo integral, complementarse lo físico con la reafirmación del anhelo interior.

Desde la niñez supo que en su cuerpo masculino había atrapada una mujer, afirmó, y aunque en la adolescencia y juventud experimentó los noviazgos con infinidad de chicas y la sexualidad heterosexual nunca se sintió pleno, era como vivir atrapado en una mentira.

Reveló que la primera batalla la libró con su familia tan convencional como la mayoría, pero padres y hermanos terminaron por aceptar a quien amaban y no la apariencia física, de ahí en adelante todo ha sido menos duro… vinieron luego los amigos sinceros pero también los juicios.

Reconocida por su liderazgo abierto en los círculos de las comunidades gay, transgéneros y transexuales Fer sostuvo que su causa emprendida hace media década es más que nada por los “trans”.

Ha sido una lucha un poco agridulce, señaló, con sus momentos muy bonitos, muy buenos pero también malos pues resulta difícil cambiar el “chip” que la sociedad en general tiene de juzgar, encasillar a las personas, más tratándose de un transexual.

El prejuicio social es que un homosexual al igual que un transexual solo están limitados a grupos, en lo productivo a actividades como los estilistas, maquillistas o al sexo-servicio, dijo, algo ya obsoleto.

“Yo quiero cambiar eso predicando con el ejemplo de que una persona trans puede estudiar, ser abogada, cajera de un banco, lo que se proponga sin auto limitarse y respetándose a sí misma y a los demás”, aseveró.

En su camino se ha encontrado con muchas trabas como la discriminación laboral más por el aspecto físico que capacidad intelectual, mencionó, ha batallado el triple que una persona común incluso que un homosexual.

Un ejemplo fue hace poco cuando solicitó trabajo en un restaurante de la ciudad y por su aspecto de vestimenta y físico femenino no le dieron el puesto de chef, contó, prefirieron a un estudiante sin experiencia.

“La verdad no me lo dieron por la apariencia y ese mismo prejuicio trasciende a la vida cotidiana”, apuntó, “una persona gay o lesbiana  la ves y es hombre o mujer, una transexual no, le ven ciertos rasgos y encasillan en un estereotipo más complejo, un gay se camuflagea, una trans no”.

Entonces ha decidido ejercer la Gastronomía aplicando un proyecto de Emprendedurismo basado en la venta de chocolate, en diferentes presentaciones y sabores, creando su propia marca: “Chocolates Fer”.

“Es de lo que económicamente vivo y me va muy bien, poco a poco expando mi negocio por las redes sociales y me contratan sobrepedidos”, indicó.

 

El “chip” social

Fernanda asegura que a lo largo de toda su vida y con más intensidad desde que emprendió la lucha de defensa por la comunidad transexual uno de los mayores retos es vencer poco a poco lo que podría llamar el “chip” social.

“Es lo que más trabajo me ha costado”, recalcó, “no se imaginan lo que implica más en una cultura machista como la de Ciudad Obregón, en otras partes como Navojoa o Hermosillo son más abiertos, aquí no, tienen el “chip” muy arraigado”.

Pero a las pocas o muchas personas que ha logrado convencer de que se necesita un cambio de perspectiva con respecto a estos grupos de diversidad sexual los considera un paso más de esperanza, consideró, aunque ello implique seguir esforzándose al triple.

Y curiosamente quienes más juzgan su causa hasta despectivamente son los hombres, aclaró, a diferencia de las mujeres que suelen comportarse más solidarias, humanas, empáticas y sensibles.

“Se recibe más rechazo de los hombres, a mí no me han pasado situaciones fuertes pero a varias que conozco sí, es muy raro porque la mayoría de los hombres que nos juzgan, que nos critican, a escondidas buscan a una chica trans para estar con ella en lo sexual y afectivo”, reveló.

Prefiero batallar...

“Prefiero batallar y ser libre de mente y espíritu”... Fer es transexual y señala que cuando piensa que hubiera sido más fácil quedarse en la “otra vida” se visualiza triste, infeliz, vacía, y por eso optó por enfrentar el destino que le tocó Nota---> https://goo.gl/ii9zM4

Publicado por La Verdad en Miércoles, 11 de julio de 2018

Notas relacionadas

Facebook

  1. Popular
  2. Tendencia