Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Ya se supo... Estatal

Por:   Redacción/LA VERDAD 6 de enero de 2019

Ya se supo...

...Que Gilberto Gutiérrez intentó una innovación que sólo él entendió
...Que Ernesto de Lucas, “El Pato”, llega a reconstruir un partido que no existe
...Que Edgardo Briceño fue el único que entendió la necesidad de articulación
...Que Claudia Pavlovich atestiguará hoy reelección de Doug Ducey
...Que Jacobo Mendoza no logra sofocar pasiones municipales
...Que Célida López se sale con la suya

**
...Que Gilberto Gutiérrez Sánchez, el todavía dirigente del PRI de Sonora, formalizara esta semana una salida del cargo que ya desde hace buen rato no ocupaba.
Le dejará las riendas a Ernesto de Lucas, "El Pato", quien llegará al encargo luego de mucha especulación que lo llevó a varios cargos desde la poderosa Secretaría de Gobierno hasta la Secretaría de Desarrollo Social.
El caso de Gilberto es único en la historia de los dirigentes del tricolor en lz entidad: Desde su arribo intentó emprender un ruta que nunca nadie, dentro del “Sistema PRI” entendió.
Después de haber llegado al cargo por obra y gracia de Manlio Fabio Beltrones Rivera, en su momento dirigente nacional de ese partido, de quien es cercano y además amigo, Gilberto tuvo la oportunidad de armar su propio equipo de trabajo y definir una estrategia propia para darle competitividad a una agrupación que venía de recuperar la gubernatura y el propio Congreso del Estado, así como las principales alcaldías para el tricolor.
Sin embargo, desaprovechó esa gran oportunidad y dilapidó la oportunidad integrando un equipo de trabajo lleno de novatos y de carencia de oficio, pero que además nunca hizo el intento por conectarse con el resto de los actores del “Sistema PRI”.
El arribo de cuadros noveles a las responsabilidades de decisión fue visto con agrado en una primera etapa, pero terminó convirtiéndose en una preocupación y luego en una pesadilla cuando las esperadas articulaciones y el oficio político no se vieron en ninguno de los ámbitos de influencia tradicional del partido oficial.
Faltos de “calle” y conexión con la base tricolor, ya ni se diga de la ciudadanía, el equipo que acompañó a Gilberto agradaba por su galanura, pero decepcionaba por sus resultados.
Y replicó el error en los comités municipales: Salvo en algunas partes en donde los liderazgos fuertes locales le impidieron imponer sus cuadros (Hermosillo, donde se formalizó a Edgardo Briceño, un cuadro de Manuel Ignacio Acosta, “El Maloro”, fue un claro ejemplo de ello), en los demás colocó figuras desgastadas que no sólo multiplicaron la falta de resultados, sino que en su mayoría entraron en parálisis ante la falta de mística y articulación en el trabajo de los noveles dirigentes.
Nunca como antes el partido tenía la energía y vitalidad que da la juventud, pero también nunca como antes el tricolor estaba desarticulado y alejado de lo que la gente quería.
Aunque estaba sumido en esa difícil realidad, el propio Gilberto y su novel equipo no entendió que, ante la evidente falta de resultados, no era factible que los responsables de la inacción del tricolor fueran convertidos en candidatos.
Pese a todo los envió de abanderados con los pobres resultados que ya se conocen: De los directivos que osaron ir a campaña, el costo lo pagaron alto en las urnas. Uriel Silva, su ex Secretario de Organización, y Óscar Cano, de Participación, alcanzaron a saliir en las boletas y perdieron.
Luego vino la incomprensión de la nueva realidad social:
Un fantasma llamado Andrés Manuel López Obrador, quien ondeaba la bandera de Morena, agitaba la sociedad y se convertía en poderosa opción.
Ante ello, nada hizo el PRI para tratar de comprender, primero, y luego intentar contener la ola que terminó arrollándolo.
Cobijado por los afectos, pero olvidado de su rol, el partido navegó en la precampaña, y luego en la campaña, como un ente ajeno a los retos de la nueva realidad social.
Ni qué decir de su posterior papel tras el fracaso electoral: Desapareció tanto del espectro público que no es exagerado decir que no hay PRI en Sonora.

**
...Que Ernesto de Lucas, “El Pato”, no la tiene fácil.
Cuando decidió a fines del año pasado aceptar dirigir el PRI, sabía muy bien el reto que enfrentaría.
Y es que no sólo ya estuvo en esa responsabilidad, sino que durante su propia campaña a la Alcaldía de Hermosillo, sufrió la inacción del partido que se suponía debía apoyarlo.
Sí fue cobijado y apoyado por la dirigencia municipal, que todavía lleva Edgardo Briceño, pero no por la Estatal que , aunque lo intentó nunca pudo articularse, por la falta de trabajo y entendimiento de la estrategia que se cargaban cada uno de los abanderados a los diferentes cargos que decidieron mejor volar por su lado.
Fue esta una de las campañas más grandes en las que abundaron los “Llaneros solitarios”: Cada quien por su lado, cada quien con su estrategia, cada quien armando sus propias estructuras electorales desconfiados por el desastre de la mal llamada estatal, y cada quien por su lado, buscando no ser alcanzado por la unión del partido en el Estado y de la ola de Morena.
Al final ya se conocen los resultados.
Eso generó desánimo generalizado y huida de muchos cuadros que ahora ya se cobijaron en la oposición.
Los priistas no tienen rumbo porque quien debía dar dirección al partido no lo hizo. “El Pato” tiene ahora ese reto gigantesco al asumir la dirigencia.
Si trabaja para el partido y lo hace con espíritu de construir en colectivo, olvidándose (por lo pronto) de aspiraciones personales podrá convertirlo en alternativa para las elecciones del 2021.
Pero tiene antes un reto más grande: Convertirse en verdadera oposición en donde ya no son gobiernos, en los municipios y el Congreso, donde ha perdido hasta la manera de caminar.
Por lo que dice a sus cercanos, platica con sus correligionarios y escucha de los verdaderos priistas, tiene claro el diagnóstico.
Ojalá y no vaya a confundir el sentido de oportunidad, con el ánimo de convertir una trinchera (maltrecha, pero trinchera al fin) en una plataforma de lucimiento personal.

**
En cortísimo...

...Claudia Pavlovich, la Gobernadora de Sonora, participará este lunes como invitada especial a la ceremonia en la que Doug Ducey, su homólogo de Arizona, asume su cargo tras haber ganado la reelección por 4 años más.

**
...Jacobo Mendoza, el dirigente estatal de Morena, ya cuenta con oficinas nuevas en la entidad, pero su gran reto ahora será poder meter al orden a sus alcaldes (y alcaldesas), quienes ya aprobaron Presupuesto de gasto sin la mínima austeridad.

**
...Célida López, la Alcaldesa de Hermosillo, demostró que nunca fue su intención ser transparente: Acusada de operar una licitación irregular para rentar camiones recolectores de basura, le valió y ya cerró la operación. ¿Los regidores? Bien, gracias.

**
...Luis Alberto Campa Lastra, el Comisario de la Policía de Hermosillo, no puede: Los ejecutados y muertos por violencia en la Capital se han multiplicado y ya se dio cuenta que la estrategia usada hace muchos años aquí, ha resultado obsoleta.

Notas relacionadas

Facebook

  1. Popular
  2. Tendencia