Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Columna ReVoluciona

Por:   Ricardo Valenzuela 25 de diciembre de 2018

Explica a quien tienes que explicar. Ocurre muchas veces que platicamos las cosas en realidad con la única finalidad de generar más drama, de obtener puntos de lástima ante los demás. El problema que creaste o no pudiste contener en la oficina es muy poco probable que tus colegas en el mismo nivel te puedan ayudar con él, que tus familiares tengan herramientas genuinas que aportar o que tus amigos puedan/quieran invertir tiempo, dinero y atención para llegar a la solución. Esto es obvio, pero lo que es triste es que generalmente son ellos a quienes recurrimos. Lo hacemos así por una especie de red de auxilio emocional. No corras a tu red de auxilio emocional, haz exactamente lo contrario. Soluciona hablando de la situación –de nuevo– con quien tienes que hacerlo: tu jefe, tu supervisor, tu gerente, el tipo arriba en la jerarquía. Te van a regañar, sí. Habrá repercusiones negativas: apuéstalo. Lucirás mal: yup. Todo eso va a pasar. ¿Y sabes también qué más va a ocurrir? Que habrás entrenado en ser un profesional, alguien que se comporta de manera correcta con su cliente (ve la empresa donde trabajas como tu cliente).

* * *

Estás en el autobús rumbo al trabajo. Todos escuchan música, comparten memes, duermen, hablan del resultado del último gran y vital partido de futbol, juegan el nuevo Candy Crush, etcétera. No es tu culpa estar en este momento viajando en una ruta que no te gusta a un trabajo que tal vez no es de lo mejor. Sí será tu culpa seguirlo haciendo así en diez años. La receta perfecta para que eso se cumpla es que actúes igual que todos los demás con los que vas compartiendo espacio. Tú lee. Tú ve escuchando entrevistas e ideas en grandes podcasts. Tú ve pensando lo que harás al llegar a la oficina, con quién lo harás, qué necesitas, qué te falta, cómo puedes suplirlo, etcétera. Deja de pensar tercermundistamente "es que me pagan hasta mi hora de entrada, ahí empiezo a ver qué pendientes hay". Las habilidades de resolución de problemas que desarrollas en cualquier tipo de trabajo te acompañan a todos lados, así que no pienses de manera pobre creyendo que estás beneficiando a la empresa a cambio de nada.

Hazte la pregunta "¿Dónde puedo poner mi TAD (tiempo, atención, dinero) el día de hoy para obtener máximos resultados?". Esto se llama anticipación. Entre más arriba está alguien en una organización de clase mundial, más de este estilo de pensamiento tiene. Anticipación no es otra cosa más que ir haciendo drafts de los pasos necesarios para el futuro que te gustaría tener. Lo opuesto a la anticipación es la reacción. Quien sólo responde a estímulos siempre va más lento. Tú anticípate. Piensa. Es fácil: sólo observa alrededor y haz exactamente lo contrario.

Fuerte abrazo, queridas Personas de Alto Desempeño. Una rica cena con sus seres queridos. Ecuanimidad. Cero dramas. Y ¡Feliz Fiestas!

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia