Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Historia de Domingo; Aborto, ¿de verdad es prioridad?

Por:   Raúl Ruiz 29 de septiembre de 2018

El estudio es viejo.

De 1943.

Lo hizo Abraham Maslow, célebre sicólogo humanista estadunidense, quien nació en 1907 y falleció en 1970.

Creó la “Teoría sobre la Motivación Humana”, que no era otra cosa que jerarquizar las prioridades del ser humano.

Su estudio se graficó y dio origen a la “Pirámide de Maslow”

En su estudio, ampliamente reconocido hasta la fecha, el neoyorquino estableció que el ser humano actúa por motivaciones y que conforme cubre las necesidades más básicas, las cuales se ubican en la parte inferior de la pirámide, los seres humanos irán desarrollando necesidades y deseos más elevados.

Estos se colocan en la parte más alta de la pirámide.

Su teoría, que luego se convirtió en toda una corriente de opinión entre los estudiosos de la materia y tuvo su impacto en los campos de la vida social y en la mercadotecnia, fue aceptada y se ha convertido en una referencia para quienes toman decisiones.

En su relación de jerarquías Maslow hacía la siguiente clasificación:

1.- Necesidades fisiológicas o básicas: Son aquellas que se requieren para mantener la supervivencia (respirar, beber agua, alimentarse, dormir, eliminación de desechos corporales y evitar el dolor).

2.- Seguridad o de protección: Surgen cuando las necesidades fisiológicas han sido cubiertas y se refieren a sentirse seguros y protegidos.

3.- Afiliación o sociales: Son las que se refieren a nuestra naturaleza social (amistad, pareja, colegas, familia, aceptación social)

4.- Reconocimiento o estima: La hay Alta (autorrespeto, confianza, competencia, logros, independencia y libertad) y Baja (respeto de los demás, necesidad de atención, aprecio, reputación, dignidad, fama, gloria y estatus)

5.- Autorrealización: Se considera la necesidad más elevada del ser humano, y se ubica en la cima de la “Pirámide de Maslow”. A través de su satisfacción se encuentra una justificación o un sentido válido a la vida mediante el desarrollo potencial de alguna actividad. Sólo se llega a esta cuando los niveles anteriores han sido alcanzados. En este apartado se encuentra la moralidad, espontaneidad, falta de prejuicios y la aceptación de hechos de la persona, de acuerdo con Maslow.

 

La “Pirámide al revés”

 

Basados en la “Pirámide de Maslow” los teóricos sociales y los gobernantes enfocaron entonces sus energías en atender y resolver los problemas básicos de los ciudadanos para luego ir a los siguientes niveles de atención.

Suena lógico, pero además sensato.

Sin embargo, el pasado jueves 27 de septiembre de 2018, Wendy Briceño Zuloaga, la diputada federal sonorense y quien ahora ha sido nombrada Presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, volteó la “Pirámide de Maslow”.

Ella, de corte liberal (lo cual no es malo), anunció que desde su cargo impulsará la despenalización del aborto a nivel nacional.

Junto con ello, dijo la legisladora de Morena, trabajará con las entidades federativas para reforzar la “Educación Sexual”.

Tiene ella muy clara sus prioridades.

Lo que asombra es que, antes de anunciar este tipo de acciones en la agenda legislativa, no se haya considerado incluir antes, y con clara prioridad, a las relacionadas con los asuntos básicos, esos que Maslow llama Fisiológicos, y sin los cuales miles de sonorenses todos los días no sobrevivirían.

¿De verdad a un residente de Etchojoa, o San Miguel de Horcasitas, o del Poblado Miguel Alemán, en Hermosillo, o en los cordones de marginación que se han generado en el Valle del Yaqui, cree usted que le preocupe si se reforma o no la Constitución para aprobar el aborto?

¿No será para ellos más importante que todos pongamos nuestra energía en llevarle sustento, comida, vivienda, educación, empleo, seguridad, salud y luego darle a cada uno de ellos sentido a su vida?

Eso implica, y Wendy debe saberlo, un esfuerzo enorme que nos puede llevar décadas si seguimos aplazándolo.

Despuesito creo que a ellos podremos empezar a hablarle sobre el aborto.

Claro que si el afán es ganar la nota y entrarle a una discusión que solo polarizará a los que, en la cúspide de la Pirámide Social, no la de Maslow, sino la del desarrollo económico, tienen opiniones divididas en el tema, es irresponsable.

Se trata sólo entonces de una “cortina de humo”.

Este país, tan carente de recursos económicos para enfrentar sus grandes problemas y de tiempo para hacerlo, no requiere ya de distracciones absurdas y mucho menos de discusiones estériles.

Requerimos, por favor, volver a lo básico, y encontrarnos con nuestros problemas.

Pero, sobre todo, necesitamos resolverlos.

Si Wendy y Morena se empeñan en invertir la “Pirámide de Maslow” y suponer que ya estamos al nivel de Finlancia y Suecia para discutir los grandes asuntos de la autorrealización personal de cada uno de los ciudadanos, las cosas no terminarán bien.

Wendy, quien es una mujer inteligente, trata ahora de hablarle a un pequeño grupo de impulsores de la aprobación del aborto.

Lo correcto ahora, sin embargo, es hablarle a todos, y todos esos no han colocado en sus prioridades discutir la aprobación o no del aborto.

Estos gritan en cada oportunidad “Seguridad”, “Empleo” y “Servicios Públicos”.

¿No será hora de empezar a escucharlos?

Tras de ello, con gusto retomemos las grandes discusiones morales de nuestro tiempo: El aborto, la muerte asistida, el homosexualismo y todos los que se nos ocurran como seres ya autorrealizados.

 

 

****

(FRASEs TESTIMONIAlES)

“…Lo que un hombre puede ser, lo debe ser. Esta necesidad la llamamos autorrealización…”

 

****

 

“…En cada momento, tenemos dos opciones: dar un paso adelante y crecer o retroceder para mantenernos seguros…”

 

****

 

Abraham Maslow, sicólogo

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia