Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Historia de Domingo 

Por:   Raúl Ruiz 23 de junio de 2018

Seamos implacables 

Por Raúl Ruiz 

 

Edwin Lozano, “El Chucky”, el futbolista mexicano, es implacable.  

Pregúntenle a los alemanes si no es así. 

Cristiano Ronaldo, el delantero portugués, también es implacable. 

Glen Márquez Jr., un beisbolista navojoense se ha vuelto, también implacable. 

De haber sido considerado un jugador de medio nivel hacia abajo, ahora es un respetado toletero: Hace dos fines de semana pegó un “Home Run” de antología en el estadio Manuel “El Ciclón” Echeverría. La puso lejísimos. 

Pero además hay otros personajes que son implacables en otros campos de la vida social, deportiva y pública. 

Arturo Chacón, el orgulloso tenor navojoense, es un buen ejemplo: Cuando ha tenido la oportunidad, con gran perseverancia y temple, ha derrotado la adversidad y superado desafíos de calibre mundial. 

Hoy es la mayor promesa joven del “Bell Canto” en el Mundo. De ese tamaño. 

Hugo Camou, el exitoso empresario sonorense de la publicidad, es otro referente de cuando se es implacable: Cautivador en sus charlas, visionario de su negocio, Hugo cosecha ahora los frutos de lo que ha cultivado, con gran constancia, en su carrera profesional y personal. 

Cuando alguien como Hugo, valora tanto la charla con los amigos, la tertulia sabrosa con los cercanos y el altruismo como uno de los nuevos ejes de su vida, puede considerarse en otro nivel de desarrollo personal. 

Ellos son implacables. 

Alejandro Meza, un afilado “Coach empresarial” que es popular en ese sector por ser disruptivo siempre recomienda a sus consultados que sean implacables: 

“… Tolerar es malo cuando los pretextos para conseguir tus objetivos los disfrazas de consideraciones válidas: Basta ya de tolerar la mediocridad”, recomienda como uno de los 7 consejos que da siempre a los empresarios, sobre todo a los que inician un nuevo negocio. 

 

Todo por su hijo  

 

Yo no sé si alguna vez Norma Bastidas leyó o conoció a Alejandro, porque ella es un buen ejemplo de esa convicción de ser “implacable”. 

Originaria de Mazatlán, en Sinaloa, de repente se tuvo que enfrentar a una de las pruebas más duras que puede ofrecer la vida:  

Su hijo Norman Karl, de 16 años ahora, y con quien vive en Vancouver, en Canadá padece una enfermedad crónico degenerativa llamada Distrofia Cono Vara, hasta ahora incurable, el cual tiene como uno de sus principales síntomas el de ir afectando gradualmente la vista de quienes lo sufren. 

Un día, esta enfermedad dejará paralizado a Norman y entonces su vida acabará. 

Su madre, quien ha estudiado a detalle esta letal enfermedad, ha querido mostrarle, con el ejemplo, que todos los retos son difíciles, pero al final, con esfuerzo y perseverancia, se vencen. 

“… Quiero mostrarle a mi hijo que no es el único en sufrir esta dificultad, que existen miles de personas que constantemente superan sus discapacidades con mucho esfuerzo, para ser ejemplos de vida y contribuir al cambio, en el mundo que los rodea….”, ha dicho. 

En la ruta de mostrarse como el ejemplo de su hijo y de asumir causas a favor de las personas discapacitadas, Norma Bastida se ha convertido en una “ultramaratonista”. 

Se ha vuelto una mujer implacable: 

Desde 1993 en que se fue a radicar a Vancouver, donde ahora vive al lado de sus hijos Norman y Hans se ha enfrascado en causas a favor de instituciones que trabajan a favor de las personas discapacitadas: 

Fundation Fighting Blindes (una de las más importantes de su tipo en el Mundo), Instituto Nacional Canadiense de Ciegos y la Operación de la Visión Universa, entre otras. 

Su primera aventura fue en el 2007, y ahí demostró que lo suyo será correr y correr: De 125 kilómetros de ese llamado “Ultramaratón” ella alcanzó a recorrer 95, a pesar de que no contaba con la preparación previa adecuada.

 Demostró, con ese gran aliciente que le daba Norman, su hijo, que se puede ser implacable.

Desde entonces, como ella misma lo dice, se convirtió en la mexicana que “más ferozmente corre”.

Ello la ha llevado a retar a su propia condición humana: En el 2009 se propuso recorrer 1,272 kilómetros en una de las pruebas más agotadoras para cualquier atleta.

Se trataba de estar en 7 diferentes ambientes, desde el frío, el calor, la montaña, el desierto, la selva, entre otros escenarios y volverse a probar que, cuando se quiere se puede ser implacable.

Y lo hizo: Durante 7 meses, como lo establecía la prueba, hizo alianza con agrupaciones de servicio y logró una recaudación de 150 mil dólares para ayudar a las personas con discapacidad visual.

 

Las poderosas mamás

 

Norma ha tenido frutos importantes logros en esa perseverancia, pero pocas le han provocado tanta satisfacción como el haber sido incluida en un documental titulado “Madres Extraordinarias (Extraordinary Moms por el título en inglés).

El programa fue transmitido en uno de los espacios de mayor audiencia de la televisión de Estados Unidos, el de Oprah Winfrey, una de las promotoras de la lucha a favor de los derechos de las mujeres en la cultura estadunidense.

El documental fue transmitido en el 2011 y pudimos ver a Norma al lado de figuras tan relevantes como la propia Hilary Clinton, la ex Candidata a la Presidencia de Estados Unidos, y la afamada conductora del canal de noticias CNN, Cristina Amanpour.

El trabajo fue conducido por la actriz Julia Roberts y tuvo una de los más altos “raitings” en su momento.

Estos ejemplos de hombres y mujeres implacables, que como dice el “coach” Alejandro Meza, han decidido y han logrado vencer a la mediocridad, son modelos a seguir en nuestra actividad diaria.

 

P.D: El próximo domingo 1 de Julio, en una semana, usted tendrá la oportunidad de ir a votar y elegir a quien considere es la mejor persona para que lo gobierne en los próximos tres y seis años. Cheque, de pasada, cuál de todos ellos tiene esa virtud de ser “implacable”.

Bueno, por lo menos cuál de ellos se acerca más a esa Súper Mamá que es Norma, la sinaloense implacable.

 

****

 

FRASE TESTIMONIAL 

 “… Tolerar es malo cuando los pretextos para conseguir tus objetivos los disfrazas de consideraciones válidas: Basta ya de tolerar la mediocridad… eso es ser implacable… ”; Alejandro Meza, Coach Empresarial

 

****

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia