Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Uso de Razón

Por:   Pablo Hiriart 20 de junio de 2018

Anaya y la destrucción del PAN

Pablo Hiriart



Ricardo Anaya y su grupo están destruyendo al partido más antiguo de México, por el simple hecho de que tienen perdida una elección presidencial.
Qué manera de perder la cabeza.
Ahora quiere meter a la cárcel al ex presidente Felipe Calderón, quien les dio una victoria épica en 2006.

¿Y buscan el voto de los seguidores de Margarita Zavala?
Se sacaron de la manga una denuncia penal contra el presidente Peña Nieto, contra el ex presidente Calderón, contra José Antonio Meade y un amplio número de panistas, a una semana y media de la elección.
La desesperación es evidente y la señal de derrota no puede ser más clara.

Quieren embarrarlos a todos con el caso Odebrecht, por un decreto firmado por Meade y Calderón para subir aranceles al polietileno importado, con lo que supuestamente se habría favorecido a una socia de la constructora brasileña.
De ahí Anaya y su equipo de denunciantes derivan que hubo una “maquinación criminal” de parte de Calderón, Meade, Suárez Coppel, el actual secretario de Hacienda José Antonio González Anaya y otros.
Cuánta locura. A un grupo de funcionarios decentes, que jamás tendrían una planta industrial como la de Anaya, los quiere meter a la cárcel como forma de hacer propaganda electoral.
La desesperación es proporcional al daño que Anaya y su grupo (en su mayoría no panistas) le hicieron al Partido Acción Nacional.

Si Anaya no hubiera arrebatado la candidatura presidencial, o hubiese renunciado a tiempo a la presidencia del partido para que la competencia interna fuera pareja, hoy estaríamos hablando de que la candidata, o el candidato, o Anaya mismo, estaría en la cima de las encuestas.
Tendría el voto útil de los preocupados por el daño que Andrés Manuel López Obrador le podría causar al país si gana. Y a cerrar filas, se ha dicho.

Pero optó por una estrategia de guerra, de calumniar al presidente Peña Nieto en lugar de criticarlo.
De atacar al matrimonio Calderón-Zavala en lugar de acercarlo.
De echarse en brazos del PRD y de aventureros en lugar de ponerse bajo la sombra del frondoso árbol del PAN.
De acuchillar al PRI y sus figuras más representativas, cuando los iba a necesitar.
Un desastre esa campaña, y todo por la ambición de Anaya y falta de estructura de quienes le acompañan.
Nunca quiso ver que el rival se llama Andrés Manuel López Obrador.
Y sus propuestas fueron más desequilibradas que las del propio AMLO.
Los rabiosos asustan al electorado. López Obrador lo entendió bien y comenzó a lanzar señales de amor y paz hacia todas las zonas del tablero político: al Presidente, al PRI, a Margarita, a los evangélicos, a los católicos, a las televisoras, dejó de atacar a Felipe Calderón, Carlos Salinas, Diego. Quiere ganar.
¿Y Anaya? Quiso ser más radical que AMLO, tener más enemigos de AMLO, odiar más que AMLO.
No hay una sola propuesta memorable de Ricardo Anaya que no sea meter a la cárcel a sus enemigos políticos.
López Obrador al menos tiene la astucia de esconderlo, pero Anaya se fue con todo contra sus aliados potenciales que lo debían llevar al triunfo. Les prometió cárcel.

¿En qué cabeza cabe? En la de un desesperado.
Va a obtener votos, sí, porque hay mucha gente que no quiere a López Obrador y se niega a cruzar el logo del PRI.
Pero va a perder y su ambición personal llevará al poder a López Obrador y hará pedazos al PAN.
Hay una anécdota de la historia que parece repetirse: Creso, rey de Lidia (ciudad-Estado griega, floreciente en las artes y próspera como pocas), picado por la ambición, quería atacar Persia. Mandó una expedición a Delfos a preguntar si era conveniente o no.
Al regreso del templo, sus enviados le dieron la respuesta del oráculo: “si atacas Persia, destruirás un gran Estado”.
Se lanzó con todo y su ambición. El resultado fue que Lidia, un gran Estado, fue destruido por los persas.
En eso está Anaya. Va a destruir a un gran partido. No Morena. No el PRI. El suyo.

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia