Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Historia de Domingo

Por:   Raúl Ruiz 16 de junio de 2018

Ese vacío que no se llena

Por Raúl Ruiz

 

Conocí a Anthony Bourdain en la televisión.

Su genialidad para conectar la comida con la cultura de las comunidades que visitaba con esos fascinantes viajes relatados a través de su programa lo convirtieron en una consulta obligada a quien gustara de la cocina y la cultura universal.

Se hizo famoso.

En CNN, el afamado canal de televisión estadunidense de noticias, sus diferentes programas, pero sobre todo el último “Anthony Bourdain: Sitios Desconocidos”, lo catapultó.

Junto con su fama llegó el dinero, los libros vendidos en gran tiraje y sus reconocimientos: Fue considerado en algunos momentos el mejor Chef del mundo.

Su mundo parecía perfecto.

Sin embargo, el pasado 8 de Junio, la noticia de su muerte nos sacudió por inesperada e increíble.

Su circunstancia lo era más: Se había suicidado en la suite de un hotel francés, en donde grababa capítulos para la laureada serie de televisión (esa le había permitido ganar dos Premios Emmy, el máximo galardón que otorga la televisión para los mejores programas).

Pero un dato más lo volvía dramático: Se había ahorcado a los 61 años.

¿Cómo puede alguien, en la cima de su vida, tomar una decisión de ese tipo? 

Eduardo Caccia, un escritor y mercadólogo mexicano, le escribió en el periódico Reforma una columna de despedida: La tituló “Adiós Mr. Bourdain”.

En ella, luego de recordar la virtuosidad del estadunidense para mezclar comidas, fusionar aromas y pasiones, y terminar convirtiéndolas en platillos exquisitos que reflejan la cultura de las comunidades que visita, comentó lo inquietante de un suicidio.

“¿Es suficiente viajar y comer bien para ser feliz? ¿Se puede transmitir tanto sabor de vida mientras en el interior se cocina un infierno?”, se cuestionó.

Caccia, en una columna que llama a la reflexión, concluye que Tony Bourdain nos enseñó que su legado queda para seguir entendiendo que lo que sucede en la mesa es más profundo de lo que sucede en la mesa.

Y por último suelta un consejo: “Nunca habrá una receta perfecta para vivir, pero hay que seguir probando”. 

El vacío espiritual

Sin embargo, algo más profundo que esa poderosa fachada que cobijaba a Bourdain puede ser la explicación a su suicidio.

El filósofo francés Blaise Pascal, quien profundizó en la búsqueda de respuestas al comportamiento social, tuvo una conclusión determinante:

“… En el corazón de todo hombre existe un vacío que tiene la forma de Dios. Este vacío no puede ser llenado por ninguna cosa creada. Él puede ser llenado únicamente por Dios, hecho conocido mediante Cristo Jesús…”, afirmó Pascal, quien además fue matemático, físico y escritor.

Una tesis similar llevó a Aurelio Agustín, mejor conocido como “San Agustín”, uno de los referentes espirituales en materia de filosofía religiosa a analizar el valor de las cosas materiales y su incapacidad para terminar de satisfacer al ser humano.

En su obra “Las Confesiones” relata lo que llama “extravíos del alma” hasta llegar a la verdadera fe.

Alerta, que a pesar de todo ello, en los hombres y mujeres de todos los tiempos, no puede ser llenada, con el consumo de cosas materiales, ni con la ropa de moda, ni con los restaurantes de lujo, ni con los más veloces automóviles, ni con las residencias más costosas.

“… Unos zapatos más, más ropa, más autos, más casas, más dinero, más poder, más mujeres, más comida, más bebida, más propiedades, más de todo más y más. Al mismo tiempo, es más grande la herida de un deseo insatisfecho, es más grande la prisión en la que se encuentran, aunque piensen que son libres, están condenados a la posesión sin sentido y a ignorar que así será mientras confundan el ‘ser’ uno mismo para la vida, que el tener cosas para la muerte”, advierte el filósofo.

Y no le sobra razón.

Bourdain, el gran Bourdain, el famoso Bourdain, el exitoso y adinerado Bourdain, no logró llenar ese vacío con todo eso y se suicidó.

En tiempos de incesante bombardeo al consumismo, al “Hot Sale” (impresionante las ventas de tres días para comprar todo o lo que sea-aunque fuera innecesario), a la lucha por el poder (candidatos desaforados a costa de lo que sea), son un buen momento para buscar llenar, seamos religioso o no, esos vacíos espirituales con cosas de otro valor.

Si no lo hacemos terminaremos como decía Platón, y con mucha razón:

“…El cuerpo humano es un ánfora que no se puede llenar jamás. El deseo busca cumplirse a través de todos los sentidos, pero hay un espacio en lo profundo de uno mismo, que jamás quedará satisfecho…”, decía con mucha razón.

Decidamos cómo llenar esa ánfora.

 

****

La carta a los mexicanos 

Tony Bourdain estuvo en México y conoció en un recorrido sus comidas y costumbres.

Antes de irse escribió una carta sobre ese encuentro.

Este es un fragmento de ese texto: 

Debajo del Volcán ; Por Anthony Bourdain

Los estadounidenses aman la comida mexicana. Comemos nachos, tacos, burritos, tortas, enchiladas, tamales y cualquier cosa que se parezca a lo mexicano en enormes cantidades. Amamos las bebidas mexicanas, felizmente tomamos grandes cantidades de tequila, mezcal y cerveza mexicana cada año. Amamos a la gente mexicana —y seguro empleamos a muchos de ellos—. A pesar de nuestras actitudes ridículamente hipócritas hacia la inmigración, solicitamos que mexicanos cocinen un gran porcentaje de la comida que comemos, cultiven los ingredientes que necesitamos para cocinar, limpien nuestras casas, corten nuestro pasto, laven nuestros platos, cuiden a nuestros hijos….

… Amamos las drogas mexicanas. A lo mejor no tú personalmente, pero "nosotros", como Nación, ciertamente consumimos cantidades titánicas de ellas – y vamos muy lejos con costos muy altos para conseguirlas. Amamos la música mexicana, las playas mexicanas, la arquitectura mexicana, el diseño de interiores, el cine mexicano.

Entonces, ¿por qué no amamos México?

Levantamos nuestras manos y nos estremecemos frente a lo que está pasando del otro lado de la frontera. A lo mejor estamos avergonzados. México, después de todo, siempre ha estado ahí para nosotros, para atender nuestras necesidades y deseos más oscuros. Ya sea para vestirnos como tontos y emborracharnos y asolearnos en Cancún durante las vacaciones de primavera, lanzarles pesos a las strippers en Tijuana, o pasarnos con las drogas mexicanas, pero rara vez nos comportamos bien en México. Nos han visto a muchos en nuestro peor estado. Conocen nuestros deseos más oscuros.

… México. Nuestro hermano de otra madre. Un país, con quien, nos guste o no, estamos inexorablemente involucrados de manera profunda, en un fuerte pero incómodo abrazo. Véanlo. Es hermoso….

 

*****

FRASE TESTIMONIAL

 

“… El contexto y la memoria juegan un poderoso papel en las grandes comidas de nuestra vida… “; Anthony Bourdain, Chef 

****

“… Su amor por las grandes aventuras, los nuevos amigos, la buena comida, la bebida y las notables historias alrededor del mundo, lo convirtieron en un narrador único… “; CNNC en un comunicado emitido a propósito de la muerte de Tony Bourdain

****

 

 

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia