Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

Historia de Domingo

Por:   Raúl Ruiz 2 de junio de 2018

El poder de creer (sela)

Por Raúl Ruiz

 

En Santa Rita Tlahuapan, en el estado de Puebla, una pequeña comunidad del municipio que lleva ese nombre en esa entidad, viven alrededor de 8 mil 412 personas.

Una de ellas es un navojoense.

Se llama Ángel Cruz Moreno y, a diferencia de la mayoría de los pobladores de la zona, que han hecho de la ganadería su fuente primaria de ingresos y subsistencia, este se dedica a una profesión singular: Es escultor y pintor.

Sobre todo lo primero.

Aunque nació hace 58 años, un 21 de diciembre de 1960, en Navojoa, Ángel se fue.

Inicialmente se “fugó” a la Ciudad de México, pero ha terminado en el recóndito poblado de Santa Rita.

“Es un sitio tranquilo, relajado. Un paraíso”, refiere.

Ahí construyó su estudio donde afirma trabajar hasta 16 horas (dos turnos de 8 horas).

La explicación de esa gran dedicación a su tarea es simple: Ama y disfruta lo que hace.

Pero además, le ha puesto mira: Lograr que su obra sea un legado de amor, ternura, erotismo, fuerza, tranquilidad, esperanza, tristeza y alegría.

Es su propia definición de un trabajo que desborda pasión y entrega.

Ello lo ha llevado a múltiples exposiciones de su obra, algunas de ellas individuales y otras colectivas.

Las comenzó en 1988, cuando apenas contaba 18 años, en la Plaza de Armas, de Álamos.

Después vino un desgrane que lo llevó igual a la Ciudad de México, pasando por Guadalajara, hasta muestras internacionales en Hamburgo, en Alemania.

Su tarea es ejemplar: Se propuso algo y lo ha logrado, gracias a su perseverancia y creencia en lo que siente y busca proyectar.

Tiene una filosofía sencilla, pero poderosa: Sostiene que existe un lugar donde la magia sucede.

Y es muy cierto: Se llama Santa Rita Tlahuapan, y está en Puebla.

Pero para lograr lo que ha logrado en sus 58 años (casi 59) de vida, el navojoense ha tenido que competir, primero contra sí mismo para mejorar su técnica, y luego para convencer a su mercado de consumir su obra y arte ya depurados.

Pero Ángel no hubiera alcanzado sus metas si no hubiese creído, que toda esa formación, primero empírica que recibió de sus padres haciendo esculturas de arena en la Playa “Las Bocas”, y luego formales en los estudios de Ronaldo Arturo Bracamontes y Luis Villalobos en Navojoa, y más tarde con el canadiense Gus Gilbright y la artista plástica Rosario Malpica, serían las herramientas necesarias para potenciar su creatividad.

 

El poder de creer

La sicóloga estadunidense Carol Dweck, quien es una de las investigadoras pioneras en el campo de la motivación de las personas, sostiene que una de las palancas que mueven a las personas a desarrollarse profesionalmente es el poder de creer que las cosas pueden mejorar.

Ella, quien ha enfocado sus estudios en los niños para confirmar sus tesis en el campo de la sicología social, sostiene que si el ser humano no da por sentado que la tarea ya terminó, sino que tiene una expectativa de que algo más sigue y puede mejorar, obtiene mejores productos y resultados.

“No el ahora, sino el todavía no”, sintetiza cuando habla de la necesidad de mantener la idea de que todo es todavía inacabado.

Es posible que Ángel no conozca a Carol, ni ella sepa dónde está Santa Rita Tlahuapan, pero en lo que ambos si coincidirán en que el desarrollo creativo por el lado del artista, y el del conocimiento que plantea ella, sigan sorprendiéndonos cada día por la novedad a la que se obligan.

Y es entonces que ahí encontremos el amor, o la ternura, o el erotismo, o la fuerza, o quizás la tranquilidad, esperanza, o simplemente la tristeza o alegría a la que Ángel aspira.

Por lo pronto, ya nos obligará a analizar con más sutileza su obra, y quizás comprarla para convertirla en huéspedes de nuestros espacios.

 

****

Parientes artistas

 

A lo mejor lo creador a Ángel Cruz Moreno le viene por lo Cruz:

Su sobrino es el afamado tenor navojoense Arturo Chacón Cruz.

Es hijo de Doña Josefina Cruz y de Fernando Chacón Velderráin, quienes radicaron en Navojoa y luego se mudaron a Hermosillo.

Ella es hermana de Ángel.

Ángel lo recuerda bien a Arturo, de niño, siempre talentoso, siempre chispeante.

Una familia de talentos, sin duda.

Ambos orgullos de Sonora.

 

****

 

“… Existe un lugar donde la magia sucede…”

“… Navojoa siempre ha sido para mí una gran fuente de inspiración… Mi musa inspiradora…” 

Ángel Cruz Moreno, escultor, ahora exiliado a Santa Rita Tlahuapan, Puebla

 

****

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia