Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

GL La Verdad Radio 1270 AM

Historia de Domingo

Por:   Raúl Ruiz 14 de abril de 2018

Tiempo de cobardes

 Por Raúl Ruiz

 

En Marzo pasado un grupo español, originario de Asturias, ganó un premio que tiene un gran simbolismo, no sólo para ellos, sino para el momento actual que viven nuestras comunidades.

Los rockeros se llaman “Desakato” y se caracterizan por intentar producir música irreverente.

Buscan ser disruptivos y tiene miles de seguidores (quizás millones) por el aire libertario que le imprimen a su música.

En Marzo ganaron uno de los principales premios de la “Tercera Edición del Iberian Festival Awards”, uno de los más importantes en Europa.

Eso los puso en la mira y les dio más reflectores.

De inmediato muchos nos acordamos de su álbum “La Teoría del Fuego”, uno de los más sonados y tocados para quienes seguimos esa música.

Pero sobre todo nos acordamos de una de las canciones que integran ese álbum: Tiempo de Cobardes.

Es una canción que habla de la desesperanza que viven ahora nuestras sociedades ante la falta de líderes, de valientes dispuestos a encabezar los grandes cambios que, evidentemente necesitamos.

Un fragmento de la letra de esa pieza musical que es una joya lo muestra:

“…Todos mis héroes están muertos,

esa es la única verdad.

Todos los héroes están muertos

y nunca volverán.

Vivimos un tiempo de cobardes,

siguen los muros sin derribar.

Vivimos un tiempo de cobardes…”

 

Los “smartphones” que nos atrapan

 

Este temor, esta cobardía que las nuevas épocas nos generan, tiene muchas explicaciones.

Una de ellas, sin embargo, vale la pena reconocerla y ponerla visible.

Tiene que ver de manera directa con el uso de las nuevas tecnologías: En especial los teléfonos inteligentes y las tabletas electrónicas.

El filósofo italiano Giorgio Agamben uno de los estudiosos de este fenómeno lo resume de una manera muy didáctica:

La conclusión del estudioso es preocupante sobre lo que nos hemos convertido:

“Nunca en la historia de la humanidad la sociedad ha sido tan dócil y tan cobarde…”.

Su conclusión es que esa docilidad y esa cobardía está relacionada con los teléfonos móviles y con las tabletas a las que vive conectado un habitante común del siglo XXI.

Ahora que vivimos pegados a nuestro teléfono estamos permanentemente distraídos,

con la atención puesta en demasiadas cosas en forma simultánea y ello, de acuerdo con el filósofo, nos ha vuelto vulnerables.

Ello tiene un efecto: El intentar brindar atención a lo que llama “tantas puertas abiertas” y la atención que requiere, nos ha condenado poco a poco a la individualidad.

Este destino que nos hemos trazado es por una sencilla razón: Ahora nos hemos vuelto capaces de bastarnos a nosotros mismos, vivimos en nuestras islas, aislados y hemos aprendido a prescindir de los demás, de la vida en comunidad. 

Lo que fue 

Por eso no es casualidad que extrañemos las convivencias familiares frecuentes, las

charlas con los amigos en el barrio, la colonia o en el fraccionamiento.

 

Vivimos atomizados.

“Ello nos ha vuelto más dóciles y más cobardes”, dice el italiano filósofo que aunque nació en Roma en 1942 ahora recorre toda Europa defendiendo sus preocupaciones sobre la vida.

Esta atomización de la manera de vivir la vida impacta a todos y termina convirtiéndose en un modelo nuevo de vida en sociedad.

Otro analista de los cambio que ahora vivimos, Jordi Soler, un escritor que ha profundizado en este tipo de comportamiento humano sostiene que en este afán de ser cada vez más individuales nos ha llevado a destruir espacios o

instrumentos que antes nos obligaban a lo colectivo.

Pone unos ejemplos con los que todos nos identificamos: Sentarse alrededor del fuego y la televisión eran actos familiares, colectivos, que nos obligaban a reunirnos.

“… Hoy este paisaje doméstico ha sido erradicado, se ha atomizado, cada individuo mira lo que quiere en su tableta, en su habitación y en solitario…”.

 

Las nuevas audiencias

 

No por nada, quienes andamos en el negocio de la comunicación vivimos una fragmentación de audiencias nunca antes vista.

Antes teníamos segmentos a los que se les dirigían los contenidos producidos y que eran muy homogéneos.

No eran tan complicado.

Ahora no: Ahora hay que generar contenidos (sean informativos, sean publicitarios, sean oficiales, sean privados, del carácter que sean) para múltiples audiencias con múltiples gustos, con múltiples aficiones, con múltiples intereses y múltiples de libre pensamiento.

Un dato es ilustrativo:

En la página SDP noticias, una de las más populares en noticias en México, han colocado una pestaña de consulta en su “homepage” principal: “Gay” se lee al lado de otras comunes como “Economía” o “Estilo de vida”.

A ese nivel de detalle ha llegado la disgregación de la información.

Vivimos solos y eso, quizás usted no lo ha notado, pero nos ha vuelto además de solitarios, dóciles y cobardes.

A todo le huimos y a todo lo realmente trascendente nos escapamos hacia nuestra cueva de la individualidad.

Huimos a la hora de enfrentar nuestra responsabilidad.

Huimos a los retos diarios que nos enfrenta la vida y el sentimiento de comunidad.

Huimos a nuestras obligaciones.

Huimos a los debates, porque tememos que nos descubran nuestras debilidades y fallas.

Todo es escapatoria.

Por eso, cuando “Desakato”, ese quinteto de rockeros irreverentes es galardonado por su grito de rebeldía y nos señala con el dedo flamígero que vivimos “Tiempo de Cobardes”, tomémoslo como una esperanza.

 

****

FRASES TESTIMONIALES

 

La adicción a los teléfonos … 

“… El usuario tiene en alta estima a su aparato electrónico, lo lleva a todos lados, no puede vivir sin él, lo ama y le preocupa que su aparato envejezca y caiga en desuso, le preocupa no estar al día, le agobia que su dispositivo no sea ventana suficiente para mirar, y empaparse, de todos esos millones de dispositivos que son las páginas web, las redes sociales…”

 

****

… y sus consecuencias 

"... Nunca en la historia de la humanidad la sociedad ha sido tan dócil y tan cobarde...

 

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia