Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me

Historia de Domingo

Por:   Raúl Ruiz 3 de marzo de 2018

“Los mariguanos” ya no asustan

 

Los “mariguanos” eran, en nuestros años mozos, el mismísimo Diablo.

Nuestros padres los usaban para intimidarnos.

“Cuidado con los mariguanos”, nos advertían en el barrio.

Ellos eran personajes identificados, con nombre, apellido, pero además apodo.

Se asociaban a lo peor: Aunque no lo hicieran, eran los responsables de los robos, los asaltos y representaban la degradación social.

Nadie quería ser asociado a ese estigma social.

La mariguana era entonces la droga de consumo más generalizado.

También se consumían, pero en muy bajo índice, la cocaína y la heroína.

No existían entonces (décadas de los 70 y 80) las temibles drogas sintéticas que ahora azotan nuestras comunidades.

El daño que la proliferación de este tipo de drogas, más baratas y cuya producción es masiva, es impresionante.

Ni hablar de su alto nivel de adicción y efectos en la salud.

Hacen palidecer a la mariguana y la cocaína.

Ahora ya no nos asustan “los mariguanos”.

Son unos frágiles gatitos al lado de los nuevos adictos que deambulan en nuestros barrios y se han convertido en un verdadero asunto de salud pública.

Este sí que es un problema. 

Los de “moda” 

“Los mariguanos”, en esas vueltas que da la vida, se han convertido ahora hasta en una tendencia.

Los consumidores de la droga simbolizan una moda en algunos países.

De hecho, son un gran mercado, lucrativo y atractivo, para las empresas que han empezado a constituirse en verdaderas industrias de la mariguana.

Los casos más emblemáticos son Holanda, en Europa, y Estados Unidos.

Ahí, el mercado de la droga, en específico de la mariguana, se ha legalizado.

El primer paso fue el uso para fines medicinales, y el segundo, casi de manera inmediata, para fines lúdicos y luego recreativos.

En el vecino País del Norte ya hay 29 estados, de los 52 que integran esa nación, que han autorizado el uso medicinal de la mariguana.

En forma adicional, en 8 estados más y el mismísimo Estado de Columbia, donde se asienta la Capital de ese País, la ciudad de Washington, el uso legal de la mariguana es, además de lo medicinal, para fines recreativos.

Esto significa que se puede fumar sin limitaciones.

Todo ello ha generado ya una gran economía: Estimaciones de varias firmas de investigación de inversiones, entre ellas ArcView Group, estiman que los estadounidenses adictos a la mariguana gastarán 10 mil millones de dólares durante este 2018 en consumo de esta droga legal.

La expectativa de la industria es tan próspera que se calcula que por el ritmo que lleva este gasto se elevará a alrededor de 23 mil millones de dólares para el 2021.

Para darnos una idea de lo que esto representa basta decir que durante el 2017 México recibió de Inversión Extranjera Directa 15 mil 645 millones de dólares.

Es decir, apenas 5 mil millones más que lo que los ciudadanos estadounidenses gastarán en mariguana legal este año.

Es una cifra estratosférica. 

Un negocio innovador 

La velocidad con el que este negocio crece, sin embargo, tiene varias razones.

La primera, claro está, es que hay consumidores dispuestos a pagar por el consumo de la droga.

Pero el verdadero tema en este gran negocio está en otra parte: La gran innovación que tienen los impulsores de este negocio para acercar la mariguana a sus consumidores.

Ello ha llevado a que la droga ya no sólo se fume.

De hecho, esa es hoy una de las vías de menor consumo.

Un reportaje publicado por Farhad Manjoo en el periódico The New York Times esta semana detalla con mucha precisión las formas en que ahora se consume esa droga con fines recreativos.

“…Parece que ya nadie fuma mariguana… O la están comiendo, bebiendo, chupando en grajeas, masticando en chicle, aplicando en ungüento o administrándola en una gota o dos de solución infundida de cannabis bajo la lengua, donde es absorbida por la arteria sublingual, brindando en cuestión de minutos una euforia invisible, inodora y privada”, detalla el reportaje sobre las variedades de consumo de la cannabis.

Pero no sólo esas modalidades se han convertido en una auténtica innovación, sino que también, como si fueran Ubers, la exitosa aplicación de servicio de autos de alquiler o comida, se han creado aplicaciones para este fin.

“Los mariguanos” ahora pueden, mediante la descarga de “Eaze”, una interesante aplicación que uno “baja” en su celular y que permite hacer pedidos de mariguana a domicilio, ser atendidos como auténticos reyes.

“Eaze” fue creada en el 2004 y es la empresa de su ramo con mayor crecimiento, y opera ya en 100 ciudades de California, con dominio preponderante en San Francisco y San Diego, ambas ciudades de California, estado pionero en la legalización de la mariguana.

Fue fundada en el 2014 por Keith McCarty, un emprendedor enfocado al área de la Tecnologías de la Información, que ya logró llamar la atención de los fondos de inversión para que capitalicen la expansión de su negocio.

Su plataforma de lanzamiento fue muy sencilla: Aprovechar el uso medicinal ofertando entregas antes de 20 minutos a cualquiera de sus pacientes, lo cual fue disruptivo para un mercado que comenzaba en el consumo de la droga.

Su éxito es evidente: Al finalizar el 2017, de acuerdo con la información entregada a los potenciales inversionistas, la firma repartía 120 mil entregas al mes.

Un dato relevante es que las mujeres representaron el 35% de sus clientes.

Claro que Eaze no es la única aplicación enfocada a este negocio: “Cura Cannabis Solutions”, otra similar operada por una empresa asentada en Oregon, también despunta en el mercado.

Esta competencia además ha tenido impacto en su precio: Han bajado los precios.

Pero lo más dramático es que el enervante ha pasado de ser sólo de “los mariguanos”, aquellos que nos aterrorizaban de pequeños, a convertirse en una droga asociada al bienestar.

Lo que ocurre en Estados Unidos pronto, más pronto de lo que suponemos, lo viviremos acá, en México y Sonora, quizás primero en este Estado que en el resto de la República.

Parece inevitable.

Bien vale la pena que iniciemos una discusión sería, racional, pero sobre todo con un fuerte compromiso sobre lo que queremos de nuestras nuevas generaciones sobre el uso de la mariguana.

O construyamos la aplicación para vender la droga… ¡a domicilio!

Un verdadero temor.

 

****

“…Crecer Eaze a lo que es hoy ha sido una experiencia desafiante, pero increíblemente gratificante. Ver nuestra tecnología ayudar a miles de pacientes californianos a acceder a la medicina, y aprovechar nuestros datos para avanzar en la política pública, ha sido un honor y un testimonio del arduo trabajo de nuestro equipo y socios…”

Keith McCarty

 

 

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia