Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me
 

Palabras de vida

Por:   Karl Fick 11 de febrero de 2018

Dios en busca de gerentes, ¡y puedes ser tú!


Pensamiento Clave:

“Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel”. 1 de Corintios 4:1,2

Una de las preocupaciones y satisfacciones más importantes en la vida del ser humano es tener un buen trabajo. Uno que sea bien remunerado, donde estemos haciendo actividades relevantes de gran proyección y trascendencia, donde el ambiente y los compañeros sean agradables y por qué no, donde nuestro jefe y líder sea también a todo dar preocupado por el bienestar de sus colaboradores. Este tipo de posiciones en el ámbito profesional son en verdad muy escasas, y las pocas vacantes que existen están ocupadas o reservadas para personas con características muy especificas donde su probado desempeño les hacen merecedores de ocupar esos puestos tan anhelados.
Las personas que han sido merecedoras de buenas posiciones de trabajo suelen gozar de un mayor sentido de seguridad, satisfacción y reconocimiento o posición social, típicamente nos referimos a ellos de la siguiente manera: Trabaja para la importante empresa fulana de tal, su jefe es el señor don Zutano y le dieron el cargo de gerente que hace tal labor tan importante, de verdad que le va muy bien… esto se complementa por un relato de méritos; fue a la escuela tal y se esforzó mucho para aprender, empezó desde abajo y cuentan que cualquier cosa que hiciera la hacía bien, siempre puntual, siempre esforzado con la camiseta bien puesta, y así fue escalando hasta lo que es hoy.
Lamentablemente nuestra percepción es que hay muy pocos o ya están ocupados los puestos donde se puede tener el nivel máximo de satisfacción en cuanto a: remuneración, trabajo relevante y buen jefe. Sin embargo debo decirte que siempre hay vacantes para el mejor trabajo de todos; donde las remuneraciones son ilimitadas, las responsabilidades son de la mayor trascendencia y el jefe es el mejor de todos, uno que está dispuesto a dar su vida por sus colaboradores, a quienes ya no llama trabajadores sino amigos y que si decides trabajar con Ël te llevará sin duda hasta el cielo. Literalmente hablando.
Antes de meter tu currículum asegúrate de tener las siguientes características que son importantes para ocupar ese puesto: Los gerentes para administrar los bienes de Dios han de ser reconocidos por su fidelidad, es decir, mantenerse siempre del lado de lo correcto especialmente en los tiempos difíciles.
Deben de ser leales, traer bien puesta la camiseta, sólo se puede servir a un equipo y ser leal a un jefe. Tener dos jefes o dos equipos ocasionará un conflicto pues en algún momento quedará mal con uno. Otra característica importante es que deben tener una conciencia limpia, es decir; su mente tiene tal claridad que puede distinguir sin problemas lo que es bueno de lo malo, cuando la conciencia no está en orden es fácil dejar pasar detalles importantes y no reconocer el consejo Divino del Espíritu Santo.
También es importante en el perfil del gerente de Dios que tenga la capacidad de la obediencia, esta es una característica tan importante como las demás y aunque se pudiera dar por sentado de que un subordinado simplemente siempre hace lo que su jefe le indica la experiencia nos dice que no es así.
Para poder ser obedientes sin peligro a fallar debemos hacerlo por convicción no por obligación. Por eso Dios quiere que entiendas que lo que Él te demanda hacer es para tu beneficio y si lo haces con y por amor estarás seguro de ser obediente.
Finalmente y como todo puesto de gran responsabilidad, el que ha de ser gerente de los bienes y empresas de Dios debe también ser confiable. Cuando uno recibe la distinción y responsabilidad de administrar bienes importantes como son los divinos es porque somos personas dignas de confianza, personas que harán todo lo que está en su poder para proteger y multiplicar esos bienes.
Bueno amigo, no vivas frustrado con tu trabajo, aplica al mejor de todos, aunque no te sientas capacitado llena tu currículum y entrégaselo a Dios, Él te va a recibir como estés para ayudarte a desarrollar el carácter y puedas ser promovido a una gerencia de los bienes y talentos del cielo, sólo se requiere tu disposición Él se encargará del resto.

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia