Acceder a su cuenta

Username *
Password *
Remember Me
 

‘Basuraleza’, un nuevo término para un gran reto ambiental

Por:   Redacción/LA VERDAD 14 de mayo de 2018

Su significado está claro: cada una de las colillas, toallitas, envoltorios o escombros abandonados en la naturaleza afectando la fauna y la flora

Redacción/LA VERDAD
Si preguntamos a una persona qué significa littering seguramente no lo sepa, ni tampoco relacionará este término con el medio ambiente.
En cambio si a la misma persona le preguntamos el significado de Basuraleza su respuesta puede no ser la correcta pero, sí sabrá relacionarla con desperdicios, reciclaje o medio ambiente.
La contaminación por residuos de origen humano en entornos naturales es tan grave que era necesario crear una palabra potente y clara en nuestro idioma para visualizar el problema. Basuraleza es el término acuñado por LIBERA, una iniciativa creada por SEO/Birdlife en alianza con Ecoembes, nacida para concienciar sobre la huella que dejan nuestras acciones en el entorno.
Con basuraleza queremos intentar llegar a toda la ciudadanía, que comprendan la gravedad de esta problemática que ya está presente en cualquier ecosistema del planeta
Después de consultar con expertos e investigadores medioambientales, desde LIBERA se propuso una palabra surgida de la unión de basura y naturaleza.
Basuraleza nace para quitar de en medio el obstáculo que suponía la palabra littering. Este término inglés no está incluido en el Diccionario de la Lengua Española de la RAE y las posibles traducciones propuestas por distintas instituciones no siempre responden a la realidad del fenómeno ni contribuyen, de forma satisfactoria, a superar el reto de informar a la opinión pública sobre la envergadura del problema y cómo ser parte de la solución.

“El abandono de residuos en entornos naturales se ha convertido en una catástrofe ambiental de dimensiones abrumadoras que afecta, no solo a la flora y fauna, sino también al ser humano. Con basuraleza queremos intentar llegar a toda la ciudadanía, que comprendan la gravedad de esta problemática que ya está presente en cualquier ecosistema del planeta.

“Estamos todavía a tiempo, hay solución. Así, desde LIBERA hemos querido, a través de una palabra que no está en el diccionario, seguir trabajando a través de nuestros pilares, ya que la solución a este problema no solo es necesaria, sino también factible”, afirma Nieves Rey, directora de Comunicación y Marketing de Ecoembes.


Basuraleza: una amenaza para la vida silvestre
Hemos oído hablar y leído artículos sobre la gran isla de basura del pacífico y como está afectando a la vida marina.
Esta problemática nos queda lejos y parece que no vaya con nosotros, pero si miramos nuestras playas, nuestros bosques o nuestros ríos veremos que nuestro entorno está plagado de basuraleza. Si tiramos una colilla o una lata de refresco esta se queda en el suelo durante semanas, meses o años y afecta a la vida silvestre.
Las cifras no mienten, en 1997 se contabilizaron 247 especies afectadas, en 2016 el dato se triplica, estimándose que un 17% de las especies afectadas actualmente por la basuraleza forman parte de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).
Entre ellas el oso polar y la tortuga boba, ambas catalogadas como en situación vulnerable. Las aves marinas, como la pardela cenicienta o la pardela balear, tampoco se escapan a la catástrofe ambiental que supone la naturaleza. Un reciente estudio calcula que el 90% de las aves marinas han ingerido plástico y que, de seguir así, el número llegará al 99% en 2050.
Un 17% de las especies afectadas actualmente por la basuraleza forman parte de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza
Las graves consecuencias de la basuraleza en los océanos está ampliamente estudiada, pero no es el caso de la basuraleza terrestre.
Los pocos análisis hechos hasta ahora sugieren que el impacto de la basura abandonada en medios terrestres podría ser mayor que la de los océanos. No en vano, la mayor parte de los residuos que acaban en el océano provienen de tierra firme
Aunque queda mucho camino por recorrer en el ámbito científico, la evidencia es incontestable: estamos ante una catástrofe ambiental que requiere de acción de todas y todos

FUENTE: lavanguardia.com

Notas relacionadas

  1. Popular
  2. Tendencia